Comienza la tarea de reducir las expectativas de aumentos de precios

El INDEC difundirá este jueves los datos de inflación de septiembre, que se habría acercado al 3%, por lo que la primera tarea del nuevo secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, será tratar de reducir las expectativas de aumentos de precios.
En esa línea se reunió con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y este miércoles recibirá a representantes del sector alimenticio y supermercadista en un intento por poner un freno a la suba de precios.
El encuentro se llevará a cabo a solamente unas horas de que el INDEC difunda el jueves la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de septiembre y, que según las consultoras, será más elevada que en agosto, por una fuerte presión en los alimentos.
El último relevamiento del organismo estatal, correspondiente a agosto, arrojó una inflación de 2,5%, lo que significó el menor registro desde septiembre del 2020.
Feletti asumió oficialmente al mando de la Secretaría este martes, cuando temprano mantuvo un encuentro con el jefe de Gabinete.
«Iniciamos nuestra jornada junto al secretario de Comercio Interior de la Nación, Roberto Feletti, para analizar los desafíos de su gestión. Como nos pidió el Presidente, vamos a fortalecer el consumo y la producción, cuidando la mesa de los argentinos y las argentinas», sostuvo Manzur en una publicación en redes sociales.
Así, desde el primer momento el economista se mostró activo y este miércoles será el turno de empresarios vinculados con los rubros de consumo masivo, supermercados y almacenes.
Durante el encuentro se espera que los participantes analicen la actualidad de esos sectores y el funcionario presente sus perspectivas para el corto y mediano plazo.
Feletti anticipó que el objetivo de su gestión será «bajar el peso de la canasta básica alimentaria en el salario», para «recuperar ese legado del peronismo donde el pueblo comía más o menos lo que quería».
«Es un momento muy difícil para la Argentina y no puede haber mezquindad. Tenemos que recuperar ese legado del peronismo donde el pueblo comía más o menos lo que quería y lo comía desde su casa», enfatizó.
En ese sentido, expresó: «Bajar el peso de la canasta básica alimentaria en el salario es fundamental para que haya resto para comprar indumentaria, electrodomésticos, para comer afuera, porque si no, no hay mercado interno».
Además, reconoció que ese objetivo «es muy difícil en este momento, pero evidentemente bajar el peso de la canasta alimentaria en el promedio de los ingresos populares es un desafío que tiene que ser».
«Eso es lo normal. Lo que no es normal es que alguien sobre un bien de consumo esencial fije el precio que quiere, la cantidad que quiere, y el que puede comprar, compra y el que no que se arregle», advirtió.
Para el funcionario, «acá hay una sola víctima, que es el pueblo argentino que no llega a fin de mes».
En tanto, aseguró ser «un hombre de diálogo, de racionalidad, de discusión» y dijo: «Obviamente voy a convocar al sector empresarial, pero hay que cuidar la situación de los argentinos».
Sobre la actitud de los empresarios, puntualizó: «Yo voy a convocar a los productores y comercializadores, probablemente juntos, pero es fundamental hablar con la verdad en la mano y no victimizarse».