El FMI formalizó la asignación especial de derechos de giro por US$ 650.000 millones

La Argentina recibirá unos US$ 4.334 millones que se verán reflejados en las reservas. La mayor asignación de derechos especiales de giro (DEG) de la historia, entra en vigencia.
Georgieva consideró que «la asignación es un gran tiro en el brazo para el mundo y, si se usa con prudencia, una oportunidad única para combatir esta crisis sin precedentes».
Con ese dinero, la Argentina incrementará sus reservas y contará eventualmente con los fondos necesarios para cumplir con el pago de compromisos en dólares con los organismos internacionales para lo que resta del año en curso, en el caso de que no alcanzara antes un acuerdo con el FMI para reprogramar los vencimientos del préstamo por 44.000 millones de dólares contraídos durante la administración de Mauricio Macri.
Los países emergentes y en desarrollo recibirán unos 275.000 millones de dólares.
“La asignación de DEG proporcionará liquidez adicional al sistema económico mundial, complementando las reservas de divisas de los países y reduciendo su dependencia de una deuda interna o externa más cara. Los países pueden utilizar el espacio proporcionado por la asignación de DEG para apoyar sus economías e intensificar su lucha contra la crisis, ahondó Georgieva.