Hernán Letcher: «Creo que puede ser importante el periodo entre las PASO y las generales»

El economista, Director del CEPA, habló en exclusiva con Metropolitano Online acrca de varios temas. Pandemia, reactivación economia, impuesto a las grandes fortuna e impacto en próximas elecciones.
Elaboró una sintesis muy compleja sobre lo trabajado por el Gobierno, al cual calificó en buenos terminos por su desempeño y logros en el presente contexto.

¿Cómo estás viviendo la pandemia?

La pandemia tuvo naturalmente un impacto regresivo en materia económica, era presumible que así fuera. La política que implementó la Argentina trató de no abandonar a sus empresas y a sus trabajadores; pero en términos más generales, se intentó que el efecto regresivo de la pandemia se reduzca lo más posible.
De todas formas, el efecto fue regresivo igual, me refiero al aumento de la desocupación, la desigualdad, y la pérdida del poder adquisitivo.
En segundo lugar, la recuperación también fue heterogénea y dispar. Es decir, si uno mira, por ejemplo, la evolución del precio de las acciones, encontrás que a Galperín y a Mercado Libre le fue muy bien; pero en general, las empresas y sobre todo aquellas productoras de bienes, salvo en el sector alimenticio, se vieron francamente afectadas.
Los datos del turismo en las vacaciones de invierno, son menores a los de hace 2 años atrás y claramente muy superiores a los del año pasado. Alguno me puede decir que estamos todavía conviviendo con la pandemia, y en buena parte tendría razón, pero hay que tener en cuenta que es una actividad que tarda más tiempo en recuperarse.
A la par de eso hay otras actividades, particularmente la mayoría del sector industrial, que hoy se comparan con niveles del 2018. Hace unos días salieron los datos de producción de cemento y son mejores que los de ese período, con lo cual se da esta disparidad y eso también se refleja en el mercado del trabajo, donde tuviste una recuperación del empleo más acelerada y otras actividades, como el turismo, que tuvo alguna recuperación, pero en términos de empleo siguió expulsando trabajadores. Con lo cual sigue ese efecto regresivo que mencionaba al inicio.

¿Cómo ves el trabajo del gobierno para motivar la depresión económica que generó la pandemia?

Lo que se ve es que la pandemia destruyó 200.000 puestos de trabajo registrados en el sector privado, y de ellos, ya se recuperaron algo más de 120.000 aproximadamente, estás en rojo, en 80.000.
El problema es que ya veníamos con destrucción de puestos de trabajo; en términos de actividad, tuvimos una recuperación más acelerada y en términos de empleo, no logramos todavía la recuperación plena.
Algo parecido pasa con el poder adquisitivo; yo creo que las políticas que promueven el empleo son importantes, pero son complementarias a la política económica; es decir, si la economía no genera puestos de trabajo; así tengamos los mejores planes de empleo, no vamos a generar puestos de trabajo. Esto es una realidad.
Me parece que sí es importante apuntalar programas de empleo que ayuden sobre todo por el lado de la capacitación. Pero de nuevo, tengo tal vez más expectativas puestas en cómo evoluciona la macroeconomía y cuando digo esto, pienso indefectiblemente en la recuperación del salario, y lo pienso así porque el 65% de nuestra economía lo explica el consumo, con lo cual si nosotros no recuperamos el salario, es bastante difícil que a las variables macroeconómicas les vaya bien.
Recientemente salieron los datos de los salarios y están un poquito por debajo de la inflación. Si tomás solo los de los empleados registrados, están a la par, pero cuando lo ves de manera secuencial, la inflación aumenta el 3% y los salarios al mes siguiente aumentan el 3%.
Yo aspiro a que suceda lo contrario, es decir que la inflación sea la que eventualmente corra de atrás; alguno me puede decir eso nunca pasa; bueno si pasó, de hecho, en los primeros meses del 2020, antes de la pandemia; con el decreto de finales del 2019, el gobierno dio un aumento por decreto para los trabajadores registrados privados, y en parte para los públicos, y eso generó un incremento de casi 6 puntos de poder adquisitivo en enero, febrero y marzo.
Yo aspiro a recuperar, tal vez con alguna medida política, ese escenario; con alguna reapertura paritaria, no lo sé. Ese escenario en donde se invierta la carga de la prueba, diría un abogado.

¿Qué opinas del aporte extraordinario a las grandes fortunas y de una posible reforma tributaria?

Primero mencionar que el impuesto se podía pagar, no era una locura. Creo que fue una medida acertada.
Me parece que el sistema tributario argentino merece ganar en progresividad. A veces escucho hablar a algunos economistas que plantean como único eje en ese sentido, eliminar el impuesto al cheque o los ingresos brutos; y en general, lo hacen bajo el paraguas de la presión fiscal que se sufre.
El problema es que la presión fiscal no es uniforme. Yo creo que la presión fiscal debería ser diferencial. Por ejemplo, en 2014 se votó una ley que discriminaba las cargas sociales, básicamente las contribuciones patronales por tamaño de empresa y me parece correcto. No entiendo porque Telefónica de Argentina tiene que pagar menos, si va a contratar igual o no va a contratar, con lo cual no tiene mucho sentido para esa empresa, si tal vez para una pyme.
Los beneficios hay que cruzarlos por tamaño de empresa, me parece razonable y, en ese sentido, yo he sido muy elogioso de la modificación del impuesto a las ganancias para las sociedades con características progresivas y con la modificación del impuesto a las ganancias. Creo que se han hecho avances, pero aún falta mucho.
Soy un enamorado del impuesto a la herencia que aquí en la Argentina no se aplica, pero que es el más progresivo de todos.

¿Crees que la pandemia y las medidas del gobierno influirán en el voto de la gente?

Mi impresión es que la sociedad tiene una percepción en general positiva de cómo se abordó la pandemia en materia de salud, a pesar de lo que uno percibe en los medios. Mi percepción en la calle es otra, la gente tiene una buena percepción de cómo se trabajó; y en materia económica tiene mucha preocupación por el tema inflacionario.
Mi impresión, en clave electoral, es que quizás todavía mantienen mucha vigencia y está fresco el recuerdo de lo que significaron los 4 años de Macri, en materia de poder adquisitivo y demás. Con lo cual me da la impresión que la sociedad, considerando lo que ha significado la pandemia en materia económica, tiene un nivel de tolerancia que aún juega.
Es decir, se conjuga un escenario de frustración, porque la hay, pero me da la impresión que se sopesa por estos dos componentes que te decía hace un ratito. Por un lado, por los efectos de la pandemia y, por otro, la historia reciente en materia económica de nuestro país.
Creo que puede ser importante el periodo entre las PASO y las generales; tiendo a pensar que luego de las PASO algunos indicadores pueden dar un poco mejor. Si la curva de inflación logra tener una serie de descensos y ubicarse más cerca del 2% hacia ese periodo, a la par de este otro proceso de la recuperación de los ingresos, quizás pueda tener algún efecto positivo de cara a noviembre, pero está por verse.