Zuain: La causa del «Memorándum» se reabrió por un plan del macrismo

El Embajador en Rusia sostuvo hoy que la reapertura de la causa por la firma del Memorándum con Irán, por el atentado a la AMIA, se planificó, se coordinó y se organizó como «una orquesta sinfónica político judicial» y un «plan» ideado en «plena campaña electoral de medio término», del entonces presidente Mauricio Macri.
«Todo esto es nulo, de nulidad absoluta», enfatizó el diplomático y dijo que hubo una «parcialidad obscena» en el caso, al hablar ante los jueces del Tribunal Oral Federal 8, en la tercera jornada de la audiencia previa a resolver si se declara la nulidad de la causa abierta por denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.
La denuncia fue descartada por inexistencia de delito por el juez federal Daniel Rafecas pero en diciembre de 2016 fue reabierta por orden de la Cámara Federal de Casación y quedó a cargo del fallecido Claudio Bonadio, que dispuso procesamientos y detenciones.
Zuain fue uno de los expositores ante los jueces del TOF8, María Gabriela López Iñiguez, Daniel Obligado y José Michilini, en la jornada que cerró las intervenciones de las defensas.
La audiencia seguirá el próximo miércoles 18, desde las 9, y se conocerá la postura del fiscal Marcelo Colombo, en relación a si debe declararse la nulidad de la causa como pide la defensa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, una de las procesadas en el caso.
Las defensas que restaban exponer reiteraron los planteos de nulidad y pidieron el sobreseimiento de todos los imputados.
«Todo coincide perfectamente con las visitas (de jueces de la Cámara Federal de Casación) a Mauricio Macri, hay una dinámica electoral en todo esto, fue en plena campaña electoral de medio término del presidente Mauricio Macri» en 2017, sostuvo Zuain.
El actual embajador en Rusia consideró que la causa se reabrió a fines de 2016 por orden de los camaristas de Casación Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, cuestionados por sus visitas al entonces presidente Macri, «porque se planificó, se coordinó, se organizó lo que yo daría en llamar una orquesta sinfónica político judicial» con apoyo «mediático» en un «proceso vergonzoso y vergonzante».
«Todo esto es nulo, de nulidad absoluta», remarcó el diplomático, quien sostuvo que «debería haber un artículo del Código Penal de la Nación que hable de parcialidad obscena, de la que nosotros fuimos víctimas y por supuesto convenientemente escrachados en todos los medios».
Zuain dijo a los jueces que el «plan» incluyó la creación de «un Tribunal Oral, el 9, a dedo. Era para nosotros y así salió el sorteo. En el 2018, como no había elecciones, era el momento para empezar el juicio oral y después en 2019, año donde se iba a presentar a reelección Macri, nosotros íbamos a ser juzgados y condenados por el Tribunal 9 en plena campaña electoral. Ese era el plan, para mí estaba muy claro y hoy estoy convencido de eso por haber visto todo lo que pasó y las visitas a Olivos», analizó.
El embajador dijo tener «pánico de parcialidad» ante todo lo sucedido y advirtió que todo esto «afecta a la imagen de la República Argentina».
Zuain rindió homenaje al fallecido canciller Héctor Timerman, quien «pagó todo esto con su vida».
«El propósito de nuestro Gobierno era progresar en una investigación que estaba trabada», argumentó a continuación su abogado defensor, León Arslanián.
El acuerdo «quedó retractado, sin efecto» porque no fue ratificado por el Parlamento de Irán.
«Lo actuado por el Gobierno argentino careció de significación jurídico penal». agregó.
La audiencia se inició con la defensa del procesado Luis D’Elia.
«Hay quien prefiere no saber la verdad, los que no quieren el Memorándum no honran a los muertos», sostuvo Adrián Albor, su abogado al cuestionar el «uso político» que se le dio a la causa.
El Memorándum «era necesario y es necesario», si se quiere «que avance la causa AMIA necesitamos un acuerdo con Irán», agregó al recordar que ese país no tiene tratado de extradición con Argentina y las irregularidades que hubo en la investigación del ataque terrorista del 18 de julio de 1994, entre ellas la detención durante casi diez años de personas que «resultaron ser inocentes».
Tras una breve exposición le dio la palabra a D’Elía, uno de los procesados en la causa, quien dijo ser un «preso político con certificado de preso político» en alusión a un cable de Wikileaks en el cual Estados Unidos pedía su «detención».
«Soy un preso político de Estados Unidos en mi propio país», dijo el referente social, que está bajo prisión domiciliaria por otra causa penal en la que fue condenado a raíz de la toma de una comisaría en el barrio porteño de La Boca para reclamar por el asesinato de un miembro de su agrupación.
Por su parte, el abogado Fernando Burlando, defensor de los procesados Fernando Esteche y Jorge Khalil, dijo que «no es posible realizar un juicio ni un debate y se impone el sobreseimiento de todos los imputados», al cerrar la ronda de expositores.
La audiencia se realizó a través de la plataforma de videoconferencia Zoom y entre otros estuvieron el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, y el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, quienes hablaron en jornadas pasadas.
El pedido de nulidad, nuevas medidas de prueba y de convocar a esta audiencia fue de la defensa de la vicepresidenta, a cargo del abogado Carlos Beraldi, y de la del ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, que ejerce Lucila Larrandart.
Borinsky y Hornos aparecen en los registros de visitas al expresidente Mauricio Macri en la residencia de Olivos y para las defensas debieron haberse excusado en ese entonces de intervenir en la causa por la firma del memorándum con Irán.
En la causa se acusó a todos los procesados de supuesto «encubrimiento agravado» en base al argumento que el Memorándum buscaba hacer caer las circulares rojas de Interpol que ordenan la captura internacional de ciudadanos iraníes acusados del ataque terrorista del 18 de julio de 1994, que causó 85 muertos en la sede de la mutual judía en el barrio porteño de Once.